Metrovacesa - Cómo pagar menos gas y electricidad en casa

Noticias Sectorales

Cómo pagar menos gas
y electricidad en casa

Pegarse un atracón de series, calentar la cena en el microondas, ducharse con agua bien caliente, congelar los filetes que ya no te puedes comer… Para vivir necesitamos energía, la que generamos nosotros mismos y la que llega a nuestras casas en forma de gas y electricidad. En España, cada hogar gasta de media más de 4.000 kWh al año de electricidad. Las viviendas españolas son el tercer consumidor de energía, con el 18,7% del total, después del transporte (40%) y la industria (25%), según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), dependiente del Ministerio de Energía.

Reducir el consumo y evitar sorpresas en la factura es posible. Basta con cambiar algunos hábitos, hacer arreglos en casa y sustituir algún electrodoméstico para pagar hasta un 27% menos. Si quieres saber cuánta energía consumen de media los aparatos de tu casa y cómo mejorar su rendimiento, pincha en los puntos de color amarillo del gráfico de la vivienda más arriba.

Mayor calidad, más ahorro

Los electrodomésticos están catalogados por colores y letras según su rendimiento energético mediante un etiquetado especial de la Unión Europea. La pegatina verde y la letra A, acompañada de uno, dos o tres “+”, designa a los más eficientes. Las letras de la C a la GC y D (y hasta La letra G), en color naranja y rojo, señalan a los aparatos que más gastan. Las Comunidades Autónomas cuentan con “planes renove” anuales para que los ciudadanos cambien sus aparatos poco eficientes por otros más ecológicos.

En el dormitorio

Dispositivos 

  • No cargar dispositivos, como teléfonos, cámaras de fotos, etc., durante más tiempo del necesario.
  • Apagar el ordenador si no se va a usar por más de 30 minutos. Si no, al menos la pantalla. Consume el 4,6% del total.
  • Conectar varios aparatos a “ladrones” o bases de conexión múltiple con interruptor. Al desconectarlo se apagarán todos.
  • Los aparatos en stand by consumen hasta un 6,6% del total de la electricidad de la casa mientras no se utilizan.

Luz

  • Aprovechar la luz natural y la luminosidad que producen las paredes de colores claros.
  • Bombillas incandescentes. Son las que más derrochan: solo usan el 5% de la energía y duran 1.000 horas. Las lámparas halógenas también consumen mucho, pero tienen una vida mayor.
  • Tubos fluorescentes: consumen un 80% menos y duran entre 8 y 10 veces más. Conviene no apagarlos si se va a ausentar de la habitación menos de 20 minutos.
  • Lámparas de bajo consumo: son más caras, pero tienen una vida útil de entre 8.000 y 10.000 horas. Necesitan entre un 20% y un 25% menos electricidad que las anteriores y son las más utilizadas: abarcan el 43% de la iluminación doméstica.
  • LED: Son más caras pero reducen el consumo hasta un 90% respecto a las incandescentes y son seis veces más longevas.
  • Limpiar bombillas y pantallas para mantener la intensidad.

Salón

Calefacción

  • Las casas se calientan mediante chimeneas de biomasa, circuito de agua a alta temperatura o radiadores eléctricos.
  • Las calderas pueden ser eléctricas o de gas (butano o natural).
  • El gas es más económico que la electricidad. La elección depende de si, además de para el circuito de calefacción, se usa para calentar el agua que se va a consumir. (Ver termo de agua caliente).
  • Instalar termostatos para regular la temperatura entre 20 y 22 grados.
  • Por cada grado más, crece el consumo de energía un 7%.
  • Regular la temperatura nocturna entre 15 y 17 grados.
  • Bajar las persianas por la noche para mantener la temperatura.
  • Un buen aislamiento de ventanas ahorra entre un 20% y un 30% en calefacción.

Televisor

  • Las pantallas LED son las más eficientes: gastan un 25% menos que las LCD (cristal líquido) y un 40% menos que las de plasma.
  • Apagar si no se está utilizando, el modo stand by sigue consumiendo electricidad.
  • Escuchar música en el televisor dispara el gasto energético.

Cocina

Horno

  • Los eléctricos son los más frecuentes en los hogares españoles.
  • Usar la luz para ver el interior, en vez de abrir. Cada vez que se abre se pierde un mínimo del 20% de la energía acumulada.
  • No hace falta precalentar el horno para cocciones superiores a una hora.
  • Apagarlo antes de finalizar la cocción para aprovechar el calor residual.

Frigorífico

  • Los más eficientes consumen un 24% menos que los convencionales.
  • Los modelos no frost evitan que se forme el hielo que actúa como aislante y no deja enfriar.
  • No meter alimentos calientes porque suben la temperatura. Descongelar dentro para aprovechar el frío.
  • Limpiar la parte trasera, al menos, una vez al año.

Baño

  • Instalar perlizadores en los grifos, que inyectan aire al agua y mantienen la sensación de obtener un chorro potente. Reduce hasta un 60% el consumo.
  • Ducharse en vez de bañarse. Una ducha de cinco minutos permite ahorrar hasta el 75% del agua que se emplea en la bañera.
  • Instalar una cadena de doble descarga en el inodoro ahorra 3 litros por cada uso y 100 litros aproximadamente por usuario al mes.
  • Cerrar el grifo mientras se lava las manos, los dientes, se afeita o se enjabona.
  • Una papelera en el baño hará que se deje de usar el inodoro como cubo de basura.

Anterior: viviendas en Barcelona