Metrovacesa - <b>Juan Núñez</b>: Es importante que las empresas tengan alma.

Entrevista

Juan Núñez:
Es importante que las empresas tengan alma, y sepan hacia dónde quieren ir

Su responsabilidad y reto no es menor: quiere contribuir a sacar adelante el ambicioso plan de negocio de MVC. Se encarga del desarrollo de los proyectos residenciales desde la gestión urbanística, diseño y construcción, hasta la entrega a sus clientes. Hablamos de lo que Juan Núñez, director de operaciones de MVC, conoce mejor: la identidad de la compañía.

¿Cómo ves el futuro del sector? ¿Qué espacio va a ocupar Metrovacesa en el futuro?

Metrovacesa aporta otro modelo de negocio al sector. Por lo tanto, creo que en el nuevo ciclo inmobiliario económico, Metrovacesa va a liderar de manera muy destacada el sector en España. Seremos un grupo de cuatro o cinco grandes compañías apoyándonos entre nosotros: al final, el éxito de unos redunda en el éxito de los otros.

En el modelo actual del sector inmobiliario, los grandes ‘players’ nacionales serán un grupo selectivo. Por consiguiente, tenemos la responsabilidad de liderar la transformación del sector. Queremos establecer diferentes criterios, y trabajar juntos en una misma línea. Al final estamos liderando una transformación radical de la promoción residencial en España.

En la prensa se alude a Metrovacesa como el nuevo ‘Rey del Ladrillo’. ¿Cómo podemos hacernos una idea del volumen del suelo de Metrovacesa?

Metrovacesa tiene un potencial de 37.500 viviendas y está presente en 31 de las 50 provincias de España. Estamos presentes en todas las áreas en las que se prevé que hay o habrá demanda. Estamos además presentes en tres mercados en paralelo para poder cubrir diferentes tipologías de vivienda, así como la demanda potencial que hemos detectado.

Un 20% de nuestra cartera está situada en las áreas turísticas más relevantes: la Costa del Sol, la Costa de Levante, las Islas Canarias y Baleares. Otro 13% de nuestra cartera está situada en lo que podríamos llamar ciudades menores: son sitios que también tienen cierto valor; como es el caso de Algeciras, por ejemplo, el segundo puerto del Mediterráneo, con una actividad económica muy importante, dónde a día de hoy no hay prácticamente oferta de vivienda nueva. Vemos claramente el potencial de demanda que se va a producir en los próximos años.

Al final, con esta estrategia, pretendemos cubrir la mayor parte del territorio nacional, así como ofrecer una cartera de suelo muy amplia para el cliente. Y, tenemos la ventaja de no tener que comprar suelo. A partir del año próximo, podríamos estar trabajando durante ocho años a velocidad de crucero.

Y en esta nueva etapa de Metrovacesa, ¿ya estáis viendo la rentabilidad?

Empezamos a verla. Estamos en plena fase de lanzamiento, con más de 2.300 viviendas en marcha, que están empezando a generar resultados. Hemos pre-vendido el 50% de las 1.100 viviendas actualmente en comercialización, porque el resto están en fase de proyecto para salida a venta en los próximos tres meses. Hay promociones cuyas obras no están iniciadas todavía y ya tenemos un alto porcentaje de viviendas vendidas. Es un resultado muy satisfactorio para nosotros. Quiere decir que nuestro producto sigue captando el interés del mercado, que estamos acertando y que estamos ganando presencia en todas las áreas de España donde queremos aterrizar con fuerza en esta nueva e ilusionante etapa de Metrovacesa. Es un buen marco para celebrar en 2018 nuestros 100 años de vida.

¿Qué proyectos destacarías?

Ninguno. Quiero a todos los proyectos por igual. Da igual que sea un proyecto de 25 viviendas o de 150 porque se pone el mismo cariño en todos, en hacerlo lo mejor posible. A veces los proyectos pequeños dejan muy buena huella. Ahora mismo estamos muy ilusionados con dos de los últimos proyectos lanzados, situados en Málaga y Torremolinos, que han despertado mucho interés en la reciente Feria Inmobiliaria de Málaga. Pero simplemente porque son de los últimos.

¿Crees que Metrovacesa contribuye en la innovación del sector?

Para mí, la innovación es inherente a cualquier actividad personal y profesional. Es fundamental intentar ir siempre por delante de los acontecimientos. En la medida en que te esfuerces en ello, los resultados acaban llegando. Es una actitud que procuro inculcar a todo el equipo, especialmente a las generaciones más jóvenes. Trabajar en cualquier sector sólo tiene sentido si te esfuerzas por innovar y por ser cada día mejor. Unas veces se consiguen mejores resultados, otras menos, y a veces se requiere esfuerzos temporales y económicos que no arrojan resultados esperados hasta pasado un tiempo.

¿Qué crees que os hace distintos?

Es importante que las empresas tengan alma, sepan dónde están y hacia dónde quieren ir. Llevo en la compañía cinco años y es un lujo trabajar con todo el equipo; unos profesionales magníficos de referencia en el sector. Lo que más me ha preocupado a nivel de operaciones ha sido conseguir armonizar todos los procesos de desarrollo y todos los equipos de gestión para trabajar codo con codo con un único foco: mejorar nuestros rigurosos procedimientos y actualizarlos cada día con respecto al mercado actual, a las necesidades de nuestros potenciales clientes. Y eso hay que saber comunicarlo, saber trasladarlo. Es en lo que me he centrado durante estos últimos años; en reforzar todo lo posible una estructura de gestión dotada de alma.

Además, somos una compañía con 100 años de antigüedad. Tenemos muchísima experiencia, y hemos entregado miles de viviendas. Por tanto, tenemos muy interiorizados ciertos procesos de desarrollo y de gestión de una promoción residencial. Hemos sabido aprovechar ese conocimiento y lo hemos reforzado con nuevas estrategias de gestión, actualizadas al mercado residencial actual. Hemos construido una estrategia de negocio claramente diferencial; disponemos de la mayor bolsa de suelo de España. Por eso, podemos poner todo el foco en el desarrollo y la ejecución de los proyectos, centrando nuestros esfuerzos en hacerlo con la máxima calidad, sin tener que preocuparnos por comprar suelo.

¿Crees que tu trayectoria ha influido en tu trabajo para Metrovacesa?

Ha sido muy importante. Simultaneé mi carrera universitaria con el trabajo en un estudio de arquitectura desde el año 1991 y, cuando terminé en 1994, empecé a trabajar en FCC, una de las mayores constructoras de España. Esto me dio la oportunidad de trabajar en áreas muy diversas del desarrollo inmobiliario: desde la gestión urbanística en todas sus etapas, al desarrollo de proyectos y construcción de todo tipo de edificios. He participado en obras singulares, edificios públicos y privados de diferentes tipologías, incluidas muchas viviendas. Tras 18 años allí, adquirí una experiencia muy significativa en todos los frentes del desarrollo inmobiliario; son justamente las líneas de negocio que cubro como director de operaciones en Metrovacesa.

¿Entonces todavía te consideras arquitecto?

Absolutamente. Tal y como el equipo sabe, intervengo directamente en el análisis y desarrollo del concepto de los proyectos. Creo que también es mi obligación aportar mi experiencia e ideas en ese aspecto, me involucro al máximo. Somos un equipo transversal en el que opinan todos los diferentes perfiles profesionales que intervienen en el desarrollo de un proyecto. Todos aportamos cosas. Y desde luego para mí cuando se termina un proyecto lo considero como mío. No he firmado directamente el diseño, pero sí que me considero parte del equipo que ha participado en la gestión necesaria para hacerlo realidad.

¿Qué tipo de arquitectura representa Metrovacesa?

Hablaría de un cierto concepto de arquitectura. Representamos la máxima calidad. Estamos trabajando con los arquitectos más prestigiosos de España y es la línea que queremos seguir. Representamos una arquitectura local. Trabajar en un proyecto no significa solamente idear un buen diseño, sino tener un conocimiento de la realidad local. Nuestra experiencia nos dice que a nuestros arquitectos les resulta también muy satisfactorio trabajar con los técnicos de Metrovacesa porque valoran la experiencia, el conocimiento y el criterio. Es una dinámica de trabajo muy fluida de la cual nos beneficiamos todos, sobre todo el cliente final.

¿Y esta arquitectura, a su vez, representa a la compañía y sus valores?

Sí, porque al final nuestros valores son: nuestro interés por la arquitectura de calidad, por hacer la mejor arquitectura posible, por trabajar con los mejores arquitectos locales de cada zona, así como nuestra inclinación hacia el diseño, la innovación y la sostenibilidad. Estos valores impregnan la totalidad de los proyectos. Y, creo que eso, con el esfuerzo de todo el equipo que interviene en la gestión, se acaba trasladando a la realidad.

¿Influyen otros ámbitos a la hora de repensar MVC?

Desde mi punto de vista, sí. Soy una persona muy curiosa. Me gusta mucho analizar temas distintos, y creo que todo influye en el sector. A mí me apasiona la arquitectura, pero también el arte, el diseño de mobiliario, el diseño industrial, el interiorismo…, todo lo relacionado con la producción visual. Son aspectos que podrían considerarse colaterales a la arquitectura pero cuya integración resulta clave para alcanzar la calidad y singularidad que Metrovacesa busca en sus proyectos. Enriquecen el proceso, el resultado y nos enriquecen a nosotros mismos como profesionales del sector, porque añadimos otras variables a lo que ha venido siendo tradicionalmente el modelo de negocio inmobiliario.

¿Cómo es tu equipo, con qué tipo de profesionales cuenta?

Compartimos los mismos valores, esto implica que el trabajo del día a día sea mucho más fácil. Hemos creado además una estructura en la que convivan equipos locales y equipos centralizados. Se complementan. Lo tenemos muy claro, la combinación de gestiones centralizadas y locales asegura el poder sistematizar el proceso y permite que todos los equipos pueden estar alineados. Y eso, a su vez, refuerza el conocimiento local que, como ya he dicho, es imprescindible. Me gusta trabajar con arquitectos y equipos de gestión locales, que conozcan muy bien el mercado en el que trabajan. Y luego está el equipo de atención al cliente que establece la comunicación con el cliente, el que le acompaña durante el proceso hasta que se produce la entrega de llaves, incluso después, para que el cliente quede completamente satisfecho.

¿Cómo acompaña al cliente en uno de los procesos más importantes y decisivos, como es la compra de una vivienda?

No hay dos proyectos iguales. Requiere un análisis del mercado y un conocimiento muy local, así como de procesos muy estandarizados, muy sistematizados de gestión para conseguir la máxima satisfacción de nuestros clientes. Gestionar una promoción residencial no sólo es hacer un buen proyecto, es acertar con el proyecto adecuado para el perfil de cliente o de la demanda existente en una determinada zona. Nuestras herramientas online facilitarán el seguimiento del proceso por parte del cliente, de forma que, una vez que ha comprado una vivienda, disponga de información actualizada y de primera mano de todas las etapas del proceso. Nosotros apostamos por la sistematización de los procesos y por la diversificación de los proyectos.

¿Qué define un suelo de calidad?

El suelo de calidad requiere básicamente dos cosas. En primer lugar, depende de un contexto urbano, esto es, si la promoción está situada en un área céntrica o residencial bien valorada, si dispone de infraestructuras en el entorno, de transporte público, de equipamientos… Y después depende de que el proyecto que se desarrolle en dicho lugar, tanto en la etapa de gestión urbanística como en el desarrollo de la edificación, consiga trasladar todos los valores a los que antes me refería. Obviamente es necesario también que el coste de este suelo sea adecuado al entorno en el que está, para poder desarrollar una promoción con la rentabilidad esperada para la compañía. Metrovacesa ha realizado una apuesta estratégica para incorporar a su cartera un paquete de suelos muy bien situados que nos permiten desarrollar entornos urbanos de calidad. Dicho de forma sencilla, estamos fabricando nuestros suelos del futuro.

¿Tienes algún reto en concreto que te gustaría conseguir con Metrovacesa?

Mi responsabilidad y mi reto, que no es menor, es sacar adelante el ambicioso plan de negocio de la compañía. Es en lo que estoy volcado ahora mismo, y creo que lo estamos consiguiendo por la estructura, la gestión y con la cartera de suelo que tenemos. Si puedo conseguir este objetivo sin perder en ningún momento la esencia de la compañía, consideraré que he cumplido mi reto.

Anterior: viviendas en Barcelona