Metrovacesa - Los 4 aspectos que definen al nuevo comprador

Noticias Sectorales, Artículo

Los 4 aspectos que definen
al nuevo comprador

La tecnología y la digitalización han cambiado las reglas del juego en el sector inmobiliario. En concreto, el negocio residencial no se ha quedado al margen de esta gran “revolución”. Sabemos que el sector residencial no ha sido de los primeros en acometer su transformación digital. Sin embargo, estamos observando que su velocidad de adaptación a la tecnología es rápida, y las posibilidades, infinitas.

En este sentido, podemos afirmar que los beneficios que ofrece la innovación a la industria residencial son evidentes, con resultados de negocio que se plasman en una mayor eficiencia y rentabilidad de procesos, principalmente.

Podemos destacar 4 puntos que definen al nuevo comprador residencial:

1. Conocimiento del producto

La conectividad y la tecnología permiten al comprador conocer el mercado y el producto que éste ofrece, así como las características de sus áreas de influencia (servicios, dotaciones y equipamientos). Alrededor del 90% del comprador que busca vivienda lo hace en Internet, 8 de cada 10 búsquedas se realizan desde dispositivo móvil, y la media está en 11 búsquedas en cada proceso de compra.

Nos encontramos ante un comprador que, gracias a la tecnología, realiza un filtrado previo del producto que ofrece el mercado, descartando de antemano aquello que no cumpla sus requisitos. Este aspecto incluye también el análisis inicial de la viabilidad financiera mediante las herramientas digitales de cálculo de préstamos hipotecarios.

2. Confianza y transparencia

Las soluciones digitales aplicadas a la comercialización residencial, lo que llamamos New Ways of Selling, presentan el producto con un alto grado de fiabilidad, lo cual repercute sin duda en la generación de confianza para el comprador.

Este aspecto es especialmente relevante en aquellas herramientas digitales que emplean la realidad virtual / realidad aumentada para simular recorridos en la vivienda o cambio de materiales y acabados, por ejemplo.

También aquí las estadísticas confirman que el empleo de esta tecnología en el proceso de comercialización puede llegar a conseguir una reacción en el visitante de alrededor de un 27% más alta y un 34% más duradera que con los sistemas tradicionales. Además, la “experiencia de primera mano” consigue incrementar la capacidad de retención del visitante hasta incluso un 80% más, ya que le permite experimentar con los espacios como si de un videojuego se tratara.

3. Optimación de tiempo y coste

El uso de las herramientas digitales repercute, sin duda, en considerables ahorros de tiempo y coste, aspectos que el nuevo perfil de comprador de vivienda valora en gran medida.

Las distintas soluciones digitales posibilitan el conocimiento del producto “en remoto”, sin necesidad de desplazamientos innecesarios y con los consiguientes ahorros generados. Las visitas físicas se reducen, por lo tanto, a las estrictamente necesarias.

4. Mayor agiligad en la toma de decisión

Finalmente, la tecnología posibilita la reducción del ciclo de comercialización residencial ya que facilita la toma de decisión en la compra, agilizando el proceso.

Según nuestra experiencia, el ciclo tradicional “tipo” de venta estimaba en 12 meses de media la comercialización de producto residencial. Hoy en día podemos verlo reducido a 6 meses, e incluso, con un uso más intensivo de las herramientas digitales, esta media se podría posicionar en 4 meses.

Anterior: viviendas en Barcelona