Metrovacesa - Pamplona: Un sitio privilegiado

Lugares

Pamplona
Un sitio privilegiado

Mundialmente conocida por una sola semana al año, los sanfermines, Pamplona tiene mucho más que ofrecer. Esta elegante ciudad del norte de España entra en ebullición durante sus fiestas de julio pero, durante el resto del año, el ambiente cambia y la ciudad adquiere otro ritmo, aún así muy animado, sobre todo por sus más de 30.000 universitarios, en una ciudad de algo menos de 200.000 habitantes.

Es la capital de Navarra, la Comunidad Foral que, además de contar con una naturaleza espectacular siempre cambiante, es rica en historia, cultura y tradición. Bordea los límites del sur de Francia con el pirineo navarro, que Hemingway definió como “lo más cercano al cielo” en su novela The Sun Also Rises.

Rodeada de murallas, salpicada por torres, campanarios y baluartes, medievales y renacentistas, la parte antigua de Pamplona está llena de encanto, con estrechas callejuelas, acogedoras plazoletas, preciosas iglesias e impresionantes palacios, que conviven en armonía con la modernidad de una ciudad que cuenta con extensos parques y jardines, espléndidos edificios de los mejores arquitectos contemporáneos: Moneo, Sáenz de Oiza, Mangado, etc. todos navarros.

Según un estudio realizado en 2012 por la Universidad de Oviedo, Pamplona fue nombrada oficialmente como la mejor ciudad para vivir en comparación con otras metrópolis españolas más conocidos como Madrid y Barcelona. Hay universidades de élite, hospitales de prestigio, y todos los servicios que la convierten en una ciudad moderna, cosmopolita y muy acogedora. Es una de las ciudades verdes más grandes de Europa. Goza del porcentaje más alto de energía verde en todo el continente, principalmente a través de la energía eólica y solar, que cubren casi el 70% del consumo energético de los pamploneses.

Pamplona ha tenido mucha influencia de su vecino el País Vasco, cuya cocina está en el corazón de su cultura. En toda España se habla de la gastronomía y la hospitalidad del norte. Es la comida del norte que es famosa por su sabor y exquisita simplicidad. La región de Pamplona es de bon vivants. En cada mostrador encontrarás una gran variedad de pintxos, la variación del norte de las tapas españolas, pero igualmente deliciosa. Con los restaurantes que sirven una variedad de platos de fusión tradicionales y modernos, ir a almorzar o cenar aquí es como un tour cada vez, y no necesariamente comienza y termina en el mismo lugar. Al igual que su cultura gastronómica, Pamplona es variedad y es calidad de vida.

El ambiente positivo de Pamplona ha generado una expansión de la ciudad hacia el sur y el sureste, más allá del Ensanche, ocupando las laderas que separan a Pamplona de Multilva: son los ámbitos de Lezkairu, Arrosadía y, algo más lejano, Ripagaina. El más grande e importante es Soto de Lezkairu, que tiene prevista la construcción de aproximadamente 6.000 viviendas, de las cuales, se encuentra finalizada casi la mitad, y continúa su desarrollo imparable, permitiendo a muchos pamploneses disponer de una vivienda moderna en un lugar privilegiado, tanto por su ubicación y cercanía al centro de la ciudad, como por las condiciones ambientales y paisajísticas que ofrece.

Tres mil nuevas familias ya están disfrutando de este nuevo barrio, con edificios de calidad, medioambientalmente eficientes y arquitectura amiga. Ahora, Soto de Lezkairu se ha convertido en uno de los barrios referentes de Pamplona. Siguiendo la tendencia, nosotros también hemos llegado a Soto de Lezkairu, de la mano de uno de los mejores arquitectos contemporáneos; Patxi Mangado, que entiende el sentir de sus vecinos y que está desarrollando el primer edificio de Lezkairu, para Metrovacesa.

Anterior: viviendas en Barcelona