Metrovacesa - La digitalización del sector inmobiliario

Noticias Sectorales

La digitalización
del sector inmobiliario

A través del PropTech, el conjunto de tecnologías que aportan valor al mundo inmobiliario, actividades tan distintas como la inversión, la gestión, la comercialización, la financiación y el análisis de datos abren un mundo de posibilidades para conocer al detalle el mercado y mejorar la interacción con los clientes.

Portales inmobiliarios, software de gestión, realidad virtual, realidad aumentada, Big Data, domótica, Internet de las cosas, geolocalización, sistema cognitivo, inteligencia artificial, vistas áreas a través de drones, etc. Seguro que más de una vez has oído hablar de estos innovadores términos que parecen venir a conquistar el mercado inmobiliario en forma de startups. Y es que en plena era digital el sector está viviendo una auténtica transformación en sus líneas de negocio. A través del PropTech, el conjunto de tecnologías que aportan valor al mundo inmobiliario, actividades tan distintas como la inversión, la gestión, la comercialización, la financiación y el análisis de datos abren un mundo de posibilidades para conocer al detalle el mercado y mejorar la interacción con los clientes. En definitiva, una revolución en el negocio del ladrillo que tanto beneficia al empresario como al propio usuario.

El movimiento PropTech

Aunque el PropTech (tecnología aplicada a la propiedad) es un término de origen inglés que nació en el Reino Unido en el año 2014, en España cada vez son más los que se apuntan a estos modelos de negocio más ágiles e innovadores. Visionar como queda un inmueble totalmente reformado, visitar pisos sin moverte de tu casa o tener una visión de 360º en la propia pantalla de tu móvil, son alguna de las herramientas Prop Tech que te permiten ganar tiempo y eficacia a la hora de buscar un inmueble.

Son soluciones digitales que no paran de crecer en nuestro país. Prueba de ello son el conjunto de nuevas empresas innovadoras que han irrumpido en el mercado inmobiliario tradicional y que han ayudado a incrementar la compraventa de la vivienda en los últimos meses llegando a recuperar niveles de antes de la crisis. Tal y como comenta Maribel Morales, directora de marketing de yaencontre, “el aumento de transacciones en los últimos meses, el número de hipotecas concedidas y el despertar de la inversión en obra nueva, confirman que la apuesta por la tecnología en el sector de la propiedad es un hecho importante que viene a fortalecer un mercado en vías de recuperación y que está sostenida por una demanda real.”

De este modo las clásicas imágenes de inmuebles, los planos de obra nueva y las innecesarias visitas a inmuebles pasan a la historia para dar paso estas herramientas tan accesibles. Soluciones digitales como son la Decoración Virtual, la visión VR, realidad virtual en 3D o el Business Intellingence, consiguen innovar, simplificar y acompañar al usuario a la hora de buscar un inmueble tanto sea para alquilar como para comprar.

Prueba de esta buen acogida dentro del sector es la celebración los días 23 y 24 de mayo de la segunda edición de Inmotecnia Rent, el salón de nuevas tecnologías aplicadas al sector inmobiliario. Un evento que como dice Jordi Cornet, delegado especial del Estado en el CZFB, “nace para facilitar a los profesionales inmobiliarios (agentes inmobiliarios, promotores, arquitectos, urbanistas, contables de empresas inmobiliarias, etc.) novedades sobre las nuevas tecnologías aplicadas al sector inmobiliario”.

Big Data: la solución a la información masiva

Entre todas las tecnologías de última generación el Big Data irrumpe con fuerza en el sector. Pero, exactamente ¿en qué consiste esta disciplina? ¿Cómo nos puede beneficiar? En un mundo donde la información es masiva y, a la que nos descuidamos, incontrolable es importante saber estructurarla para sacarle el máximo provecho. Nunca antes habíamos tenido tanto acceso a la información pero si no está bien depurada de nada nos sirve. Es aquí donde entra el Big Data. Nos referimos al tratamiento especial del conjunto de datos cuyo volumen, complejidad y velocidad no permiten ser captados mediante las herramientas convencionales.

La información al servicio del usuario

El Big Data engloba tecnologías, servicios e infraestructuras creados específicamente para poder procesar inmensos conjuntos de datos procedentes de dispositivos tan diversos como móviles, ordenadores, cámaras, escáneres, sensores, micrófonos… Así, a través de toda esta información bien estructurada las empresas tienen un punto de referencia sólido y fiable a la hora de crear sus estrategias de negocio, conocer mejor a sus usuarios e identificar nuevas oportunidades.

Del mismo modo, en el campo inmobiliario permite tomar decisiones acertadas, reducir costes y mejorar la experiencia del usuario. En palabras de Maribel Morales ”Sin duda alguna el Big Data es el gran aliado de las inmobiliarias del siglo XXI. Nos permite conocer las necesidades de los clientes potenciales y personalizar ofertas teniendo en cuenta datos como ubicación, precio, tipología, edades, clases sociales, intereses… “ En definitiva, el objetivo final es conocer mejor a los clientes, para innovar, generar una relación más personalizada y ofrecer exactamente lo que están buscando.

Anticiparse al futuro

¿Edad? ¿estudios? ¿Estado civil? ¿Hijos? El Big Data permite obtener datos muy valiosos para estudiar el comportamiento de los usuarios y poderse anticipar a sus necesidades. A través del análisis de todas estas variables las inmobiliarias pueden conocer de antemano si necesitamos un terreno, un piso o un garaje para poder acertar y ofrecer el mejor producto y los servicios más convenientes ahorrando tiempo y dinero.

En un sector como el inmobiliario, en donde se manejan grandes cantidades de dinero, tener a mano los recursos necesarios para poder minimizar riesgos no tiene precio. Se trata de un mercado en donde tanto empresario como usuario se retroalimentan y salen ganando.

Pero, además, el Big Data es una gran fuente de información que sirve para ayudar a evitar una nueva burbuja en el sector inmobiliario. Conocer el grado de demanda dependiendo de la zona, detectar posibles problemas y construir en base a las necesidades son claves esenciales para no caer en los errores del pasado. Y es que puestos a aceptar que nuestros datos más personales van navegando libremente por el ciberespacio, al menos que sean utilizados en beneficio nuestro.

Anterior: viviendas en Barcelona