ANTERIOR
¿Qué es la bioconstrucción?

5 mins de lectura

25 febrero, 2019

¿Qué es la calefacción radiante?

5 mins de lectura

25 febrero, 2019

Es uno de los sistemas de climatización más populares en las viviendas modernas por sus prestaciones y la sensación de confort que traslada a los interiores

El confort de una vivienda no es cuestión relacionada únicamente con la superficie, el mobiliario, la orientación o el color. Los sistemas de climatización juegan un papel fundamental a la hora de crear ese ambiente acogedor propio de cualquier hogar y, en este sentido, la calefacción radiante ha ganado popularidad en los últimos tiempos.

La llamada energía radiante se materializa en un sistema de calefacción en el suelo que convierte al mismo en el emisor del calor. Si bien es cierto que la fuente puede estar localizada en cualquiera de los paramentos a calefactar, lo más habitual es que sea el suelo el que albergue el sistema de calefacción radiante.

Pero ¿cómo funciona la calefacción por suelo radiante? ¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de este sistema de calefacción en el suelo? Si aún no conoces las bondades y puntos débiles de la energía radiante ¡toma nota!

suelo radiante

La llamada energía radiante es un sistema de calefacción a través del suelo que convierte al mismo en el emisor del calor

¿Cómo funciona el suelo radiante?

Antes de entrar en detalle al respecto de su funcionamiento, conviene tener claro que la calefacción radiante se basa en la transmisión directa del calor a nuestro cuerpo, paredes u objetos. Además, dentro de la llamada calefacción por suelo radiante hay que distinguir entre el suelo radiante eléctrico (o hilo eléctrico) y el suelo radiante por agua.

El primero de ellos se alimenta de electricidad y la temperatura del suelo radiante se distribuye y eleva  través de un cable dispuesto en el propio pavimento. Sin embargo, la fórmula más popular (y económica) de calefacción por suelo radiante es la que utiliza un sistema de agua. El mismo está formado por una red de tuberías por las que circula el agua caliente a baja temperatura haciendo que sea la temperatura del suelo radiante la que climatice toda la vivienda.

Aunque lo habitual es que esa red de tuberías vaya conectada a una caldera (gas, gasoil, biomasa…) o bomba de calor, lo cierto es que la calefacción por suelo radiante puede emplear también la energía solar como sistema de calentamiento del agua. Para garantizar su rendimiento óptimo, lo ideal es regular el termostato del suelo radiante de manera que haya una temperatura constante en las diferentes estancias.

cocina con suelo radiante

¿Cómo instalar suelo radiante?

La instalación de suelo radiante es, quizás, el capítulo más sensible si optas por este sistema de climatización para el hogar. Como cualquier otra instalación de calefacción requiere de la intervención de un profesional pero, además, dado que la red de tuberías queda alejada de miradas indiscretas debajo del pavimento, debes tener presente que habrás de levantar el mismo, colocar un panel aislante sobre el que disponer las tuberías, cubrirlas y colocar el nuevo suelo.

Tampoco está de más aclarar que, aunque la instalación de suelo radiante puede hacerse con cualquier pavimento, unos ofrecen mejor rendimiento que otros. Por ejemplo, la madera y los suelos laminados son perfectos para trasladar una sensación de calidez incuestionable pero, en lo que a la instalación de calefacción de energía radiante se refiere, no son los más apropiados. Lo ideal es apostar por materiales que faciliten la transmisión del calor y, en este caso, alternativas como los materiales cerámicos o la piedra natural te darán mejores resultados.

instalación del suelo radiante

Los suelos cerámicos o la piedra natural te darán los mejores resultados

Suelo radiante: opiniones

La calefacción radiante tiene tantos detractores como defensores. ¿El motivo? Básicamente que, como cualquier otro sistema de climatización del hogar, ofrece ventajas e inconvenientes. Te contamos algunas de ellas:

Ventajas del suelo radiante

  • Ahorro y eficiencia energética: Uno de los atractivos principales del suelo radiante es su consumo mensual. Dado que su funcionamiento se basa en la circulación de agua a baja temperatura, puede suponer un ahorro de entre un 10-20% del gasto en climatización.
  • Atractivo estético: Es otra de las ventajas del suelo radiante y es que, al ir instalado bajo el pavimento, elimina cualquier elemento calefactor de la panorámica visual sin ocupar espacio.
  • Confort:El calor se reparte de forma uniforme en el hogar y, dado que no se producen corrientes de aire, se genera menos polvo y se reduce la sequedad y los ácaros.
  • Climatización integral: Desde hace varias décadas existen en el mercado suelos radiantes que, además de servir como sistema de calefacción, permiten utilizar la propia red de tuberías para la refrigeración del hogar.

Desventajas del suelo radiante

  • Precio e instalación de suelo radiante: La inversión que requiere la instalación de suelo radiante es una de las cuestiones que suelen tratarse como desventaja y es que, comparado con sistemas convencionales, su coste es mayor.
  • Alta inercia térmica: La aplicación práctica del suelo radiante está pensada para espacios en los que se use de forma constante debido a su elevada inercia térmica. La calefacción radiante no se adapta bien a cambios bruscos de temperatura y la climatización con este sistema puede demorarse horas.
  • Mantenimiento: Resulta más complejo que el de sistemas tradicionales, siendo necesarias revisiones periódicas realizadas por un profesional.

¿Suelo radiante o radiadores?

Ya has visto que los primeros ofrecen ventajas e inconvenientes pero, más allá de pros y contras, hay algunas cuestiones que pueden ayudarte con la decisión. Por ejemplo, la inversión en su instalación, es superior en el caso del suelo radiante que en los radiadores aunque, por contra, también son más eficientes y, a la larga, ese ahorro energético compensa y amortiza la inversión inicial.

Sin embargo, si se trata de climatizar espacios de uso puntual, es decir, una segunda residencia, una oficina o un local en el que solo pasarás unas horas, los radiadores pueden ser la mejor opción ya que la calefacción por suelo radiante es un sistema pensado para un uso constante. Por otro lado, si ha hablamos de criterios estéticos, el suelo radiante es ‘invisible’ mientras que los radiadores ocupan espacio y pasan a formar parte de la estética de cualquier estancia.

Y tú ¿con qué sistema de calefacción te quedas? ¿Suelo radiante o radiadores?

El suelo radiante puede suponer un ahorro de entre un 10-20% del gasto en climatización

Artículos relacionados

Accede en este apartado a todas las noticias de actualidad de metrovacesa
SIGUIENTE
Top 10 estilos de decoración