ANTERIOR

Hipotecas verdes: qué son y cómo funcionan

4 mins de lectura

3 noviembre, 2020

Cómo declarar la compra de una vivienda

4 mins de lectura

3 noviembre, 2020

Adquirir un inmueble es un proceso que, si bien pudiera parecer que termina con la firma de las escrituras, lleva implícita toda una serie de trámites que trascienden del momento de la entrega de llaves. Además de los impuestos correspondientes es importante saber cómo declarar la compra de una vivienda.

Y es que no es lo mismo declarar la compra de una vivienda nueva que declarar una segunda vivienda. Como tampoco es igual que sea un inmueble destinado a uso habitual que su fin sea el alquiler. La situación supone diferencias notables en lo que a cargas o beneficios impositivos se refiere.

Cómo declarar una nueva vivienda

La cita anual con la renta es el momento en el que hay que declarar la compra de una vivienda. Pero cada nueva campaña supone novedades que, en ocasiones, pueden afectar al resultado de incluir o no un inmueble. En 2019, por ejemplo, se introdujeron ciertos cambios a nivel general pero también algunos referidos al capítulo de las propiedades. En el primer caso afectaron a la información fiscal que aparecía separada del resto de datos.

comprar vivienda

Pero las modificaciones más interesantes en lo tocante a declarar una vivienda se dieron en cómo aportar la información al respecto de las propiedades. Si anteriormente aparecían separadas (en caso de existir varias), en la pasada campaña se unificaba el capítulo en el que debían aparecer todas ellas en un solo apartado. Eso sí, correspondía al contribuyente indicar cuál era el uso de cada una de ellas.

El aspecto más interesante de declarar la compra de una vivienda son las posibles deducciones que ello implica. Aunque a nivel nacional prácticamente han desaparecido, algunas autonomías mantienen ciertos incentivos fiscales al respecto. En todo caso, si se trata de una vivienda habitual y la compra de la misma se produjo antes del uno de enero de 2013 es posible conseguir una desgravación por la hipoteca.

La deducción se aplica sobre lo que se paga anualmente por el préstamo hipotecario, esto es, en concepto de amortización de la hipoteca. Siempre y cuando cumplamos con el requisito de la fecha, será posible deducir hasta un 15% de una cantidad máxima de 9.040 euros. Dicho de otro modo, podremos acceder a una desgravación de un máximo de 1.356 euros anuales al declarar la vivienda.

Cómo declarar la segunda vivienda

comprar vivienda

Cualquier vivienda que no esté destinada a residencia habitual se considera segunda vivienda. Sin embargo, más allá de esta consideración, cómo declarar la vivienda dependerá del uso que hagamos de ella. Y es que no es lo mismo tener el inmueble alquilado como vivienda permanente, por vacaciones o, sencillamente, si se trata de una casa para disfrute personal. En estos casos, además, la pasada campaña también introducía cambios. Además del desglose de diversos conceptos que pueden o no estar sujetos a deducción, se añade la necesidad de identificar a los inquilinos de viviendas destinadas a uso habitual.

Declarar vivienda destinada al uso y disfrute personal

El primero de los supuestos a la hora de declarar una segunda vivienda nos lleva a hablar de un disfrute particular. Según establece la AEAT (Agencia Estatal de Administración Tributaria), siempre que se cumplan los requisitos, este tipo de inmuebles tributarán en concepto de imputación de rentas inmobiliarias.

Las mismas deben calcularse aplicando un porcentaje del 2% al valor catastral (siempre que el mismo no haya sido revisado en los últimos 10 años en cuyo caso se aplicaría un 1,10%). En este caso, no procede deducción de ningún tipo de gasto soportado por la propiedad de la misma.

Declarar vivienda destinada al alquiler

Para quienes decidan destinar el inmueble al alquiler existen diferencias a la hora de declarar la vivienda. La tributación es obligatoria, aunque en este caso, como rendimiento del capital inmobiliario de modo que, siendo propietarios, podremos deducirnos gastos tales como los derivados de reparaciones, tareas de conservación y similares; tributos y recargos no estatales, gastos de comunidad… Además, si el inquilino destina la vivienda a su residencia habitual se aplicará una reducción del 60% de los rendimientos obtenidos por el alquiler.

Declarar vivienda destinada a alquiler vacacional

Si, por el contrario, la vivienda solo pasa parte del año alquilada (por ejemplo, en períodos vacacionales y siempre que no se trate de un piso de alquiler turístico) habrá que dejarlo claro en la renta. Para declarar una vivienda en estas condiciones será necesario indicar las rentas percibidas como rendimiento del capital inmobiliario (con las consecuentes deducciones por gastos durante el tiempo que esté en alquiler) así como realizar la imputación inmobiliaria para el tiempo que se considere de disfrute personal o, en su defecto, no tenga inquilinos.

Artículos relacionados

Accede en este apartado a todas las noticias de actualidad de metrovacesa
SIGUIENTE

¿Qué es la licencia de obra menor?