ANTERIOR

5 ideas para decorar un baño pequeño

4 mins de lectura

29 julio, 2020

Qué es el hygge y cómo aplicarlo en tu casa

4 mins de lectura

29 julio, 2020

La felicidad está en las pequeñas cosas, al menos, eso es lo que promulga en parte la filosofía hygge. El término, acuñado en Dinamarca, viene a resumir toda una filosofía de vida que apuesta por disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Y no parece que les vaya mal a los vecinos nórdicos que, durante años, han encabezado el ranking de países más felices del mundo.

Contemplar la lluvia tras la ventana mientras disfrutas de un chocolate caliente, abandonarse al placer de una buena lectura, pasear, organizar una cena en casa… Estas y otras muchas escenas son lo que los daneses consideran hyggelig. En definitiva, se trata de convertir el bienestar en el centro de nuestro día a día o, lo que es lo mismo, hacer que las personas prevalezcan sobre las cosas en cualquier escenario.

hygge

En qué consiste el estilo de vida hygge

Si bien es cierto que no existe una palabra que sirva de traducción literal, a la hora de dar respuesta a la cuestión de qué es el estilo hygge hay que hablar de toda una filosofía de vida. Es algo así como una apuesta por el bienestar y la paz interior, por sentirse cómodo, relajado y libre al mismo tiempo. Pero ¿cómo conseguirlo?

hygge

Los daneses lo tienen claro y es que, ni sus pocas horas de sol al día, ni un invierno que dura casi hasta el verano, merman su estado anímico cargado de positivismo. Entre las claves de este movimiento que ha conquistado medio mundo está la búsqueda de momentos para nosotros mismos. Hay que dedicar tiempo a hacer aquello que nos hace sentir bien solos o en compañía de nuestros seres queridos, ya sea practicar algo de ejercicio, contemplar una puesta de sol o reunirnos con la familia.

Pero el contacto social también es fundamental para el estilo de vida hygge. Hay que propiciar estos encuentros y evitar, en la medida de lo posible, todo aquello que pueda perturbarlos. Política, fútbol o religión son temas que suelen despertar ciertas tensiones así que mejor dejarlos a un lado. Y lo mismo las tecnologías. La desconexión digital es clave para esos momentos de felicidad propios de esta filosofía de vida.

Claves para aplicar el hygge a tu vivienda

hygge

El concepto hygge tiene su particular versión en lo que a la decoración del hogar se refiere. Cuando hablamos de estilo hygge nos referimos a atmósferas acogedoras, cálidas y serenas en la que, en cierto modo, todos los elementos interactúan para crear ese ambiente de bienestar y felicidad.

Un mueble restaurado para conectar con nuestros antepasados y tradiciones; un sofá que además de atractivo resulta fundamentalmente cómodo; instantáneas de las últimas vacaciones familiares decorando las paredes del pasillo… Los pequeños detalles son los que marcan la diferencia y ayudan a incorporar los mantras del estilo hygge a la decoración del hogar.

Si aún no sabes por dónde empezar aquí tienes algunas ideas para llevar el estilo hygge a tu vivienda:

Luces cálidas

Dinamarca no es un país especialmente famoso por sus horas de sol, por eso, la luz es un elemento fundamental del estilo hygge. Las velas no pueden faltar para crear esa atmósfera especial, como tampoco lo harán lámparas de pie, apliques o piezas suspendidas que ayuden a crear un ambiente acogedor. Si, además, podemos aprovechar al máximo la luz natural, la combinación será perfecta.

Espacios confortables

hygge

Sentirse a gusto es otro must de la decoración hygge y todo aquello que contribuya a conseguirlo será bienvenido. Cojines, mantas, alfombras… Los textiles juegan un papel muy interesante a la hora de recrear escenarios que inviten a disfrutar de momentos de paz.

Si hablamos de muebles busca, sobre todo, que sean cómodos y, en todo caso, tampoco está de más recuperar muebles con tradición familiar para añadir un toque sentimental a la composición.

Plantas y materiales naturales

La naturaleza es una seña de identidad del estilo nórdico y en esta curiosa escisión danesa, no puede faltar. Las plantas aportan bienestar a cualquier interior de modo que, en una propuesta que aspire a convertirse en hygge son imprescindibles.

Del mismo modo, los materiales naturales se cuelan en salones, dormitorios, baños… Ya sea en forma de muebles, textiles o complementos.

Rincones con encanto

Tan importante como crear atmósferas acogedoras para disfrutar de momentos de soledad, es hacer lo propio para actividades compartidas. Incorporar un rincón con juegos de mesa para disfrutar en familia o con amigos, por ejemplo, es una idea de lo más interesante. Si tienes posibilidades, tampoco está nada mal incorporar al diseño una chimenea en torno a la cual atesorar multitud de recuerdos.

¿Listo para emprender tu camino hacia la felicidad? ¡Súmate al estilo hygge!

Artículos relacionados

Accede en este apartado a todas las noticias de actualidad de metrovacesa