ANTERIOR
Cómo ser más ecológico en casa: Zero Waste

4 mins de lectura

28 octubre, 2019

Ventajas y desventajas de vivir en la ciudad

4 mins de lectura

28 octubre, 2019

Las grandes urbes cuentan con todo tipo de servicios aunque también cuentan con ciertos inconvenientes que pueden llevar a replantearte vivir en la ciudad

Hay quienes sueñan con una vida tranquila alejados del mundanal ruido pero, quien más y quien menos, ha sentido alguna vez cierta inclinación por vivir en la ciudad. Las metrópolis son una de las fórmulas más antiguas de urbanización del espacio, escenarios vivos con un sinfín de opciones residenciales y muchos encantos que ofrecer.
Como en todo, existen ventajas y desventajas de vivir en la ciudad aunque hay destinos para todos los gustos. Grandes ciudades que se mueven a un ritmo vibrante, pequeñas urbes a medio camino entre el bullicio y la serenidad absoluta… Por lo general, las ciudades se definen a partir del número de habitantes y los kilómetros cuadrados donde residen aunque cada administración impone sus propios criterios.
¿No tienes claro si estás hecho para la vida cosmopolita o un retiro rural? Pues atento porque hemos recopilado algunas de las principales ventajas y desventajas de vivir en la ciudad que pueden ayudarte a decidir. ¡Toma nota!

Ventajas de vivir en la ciudad

Una de las principales ventajas de vivir en la ciudad es que, a diferencia de los pequeños núcleos de población, tendrás acceso a todo tipo de servicios. Colegios, institutos, universidades, polideportivos, centros de salud, hospitales… Las grandes urbes cuentan con equipamientos de todo tipo lo que, a la larga, contribuye a mejorar la calidad de vida.
Los transportes e infraestructuras constituyen otro punto a favor de vivir en la ciudad y, cada vez con más frecuencia, se acompañan de alternativas encaminadas a una movilidad más sostenible. Esa apuesta por el medioambiente también es otra de las bondades de la vida cosmopolita en la que no faltan iniciativas ‘verdes’ en forma de negocios, talleres o actividades.
Las alternativas de ocio son otra de las ventajas de vivir en la ciudad. ¿Qué tal el estreno del último musical de la temporada? ¿Por qué no una tarde de cine? ¿Mejor una exposición? No hay tiempo de aburrirse. De hecho hay propuestas para todos los gustos a las que, por otro lado, se suman una amplia variedad de alternativas gastronómicas, tiendas y negocios que, en las grandes ciudades, están disponibles a cualquier hora.
Y, por si todo lo anterior no fuera suficiente, la vida social o las oportunidades profesionales completan las principales ventajas de vivir en la ciudad. ¿Qué más se puede pedir?

Diversas alternativas de ocio, amplia variedad de alternativas gastronómicas, hospitales, universidades…las grandes urbes cuentan con equipamientos de todo tipo.

Los mejores lugares para vivir

Como ves son muchas las ventajas de vivir en la ciudad pero, puestos a elegir los mejores lugares para vivir, dentro de la propia urbe también existen algunas diferencias. Si hablamos, por ejemplo, de zonas verdes, por lo general, los grandes parques suelen estar en barrios de la periferia. Por contra, si la cuestión tiene que ver con movilidad, el centro tiende a concentrar las mejores conexiones y, en muchos casos, cuenta con cascos urbanos peatonales que facilitan una movilidad más sostenible.
Sin duda, vivir en el centro de la ciudad abre la puerta a un sinfín de alternativas de ocio: cines, teatros, exposiciones… Aunque si prefieres algo de tranquilidad nada como elegir barrios más alejados para disfrutar de las ventajas de vivir en la ciudad sin tener que hacer frente a algunos de sus inconvenientes.

Desventajas de vivir en la ciudad

Si bien es cierto que las ventajas de vivir en la ciudad resultan de lo más seductor, tampoco está de más reconocer algunos de los inconvenientes. En plena era de la sostenibilidad, la contaminación en los grandes núcleos urbanos es uno de los mayores escollos a la hora de plantearse vivir en la ciudad. Pero más allá de la conciencia medioambiental, otros factores como la seguridad o la saturación de según qué servicios también forman parte del capítulo de desventajas de vivir en la ciudad.
La vivienda tampoco escapa al capítulo de debilidades de la vida cosmopolita. Aunque la oferta puede resultar amplia y de calidad en nuevos desarrollos y barrios de reciente creación, en el centro suele ser limitada y, por lo general, situarse a la cabeza en lo que a precios se refiere.

El ritmo acelerado es una de las desventajas de vivir en la ciudad, frente a la tranquilidad de las afueras.

Otro de los aspectos a considerar, en términos de desventajas de vivir en la ciudad, tiene que ver con la tranquilidad. Las zonas más concurridas suelen ser sinónimo de bullicio y, en algunos casos, problemas de inseguridad. El ritmo acelerado, los atascos o los problemas de aparcamiento en según qué barrios también son factores que pueden afectar a la hora de vivir en la ciudad.
Sea como fuere, las ciudades son espacios vivos, heterogéneos y versátiles en las que existen multitud de alternativas residenciales capaces de satisfacer todo tipo de necesidades. Alcanzar el equilibrio resulta más sencillo en la urbe y, con algo de tiempo y dedicación a la hora de elegir la zona más apropiada, vivir en la ciudad es una gran decisión.

Artículos relacionados

Accede en este apartado a todas las noticias de actualidad de metrovacesa
SIGUIENTE
¿Cómo decorar un pasillo estrecho?